Es una de las pocas cosas rescatables de la 4ta temporada de Bob Esponja, una canción muy emocional que

 

demuestra el cariño inmenso que le tiene Bob a su mascota Gary, con un ritmo tranquilo y una letra que llega a

 

sacar alguna que otra lagrima